8.2.09

A vos amigo, leé

Todo negro.

Abrís los ojos, y te encontrás con un mundo oscuro, sofocante y apocalíptico. Negro. Tarde o temprano, TODOS pasamos por un momento de mierda. Diferentes y diversas cuestiones como el dinero, el amor, el miedo al fracaso, la incertidumbre del futuro (para nombrar algunos), son los responsables de esos momentos tan terroríficos que debemos enfrentar.

Perdés la cualidad de la risa. Extrañás el sentimiento de saborear el gusto de cualquier tipo de alegría, por más ínfima que sea. Ya no te acordás de la última vez en que tu risa (sonido único e irrepetible de cada ser humano) te demostraba que el mundo no es un lugar tan terrible para estar. Ya no sonreís.

Pocas definiciones sobre un estado de ánimo dan un panorama tan desolador y oscuro, como el que alguien confiese haber perdido las ganas de hablar. Si hay algo que nos distingue como raza es la capacidad de comunicarnos. Y no sólo eso, además de poseer las herramientas para hacerlo, todas las personas sienten la imperiosa necesidad de socializar. La introspección siempre es un recurso sano, pero no debe confundirse nunca con "encerrarse dentro de uno", para decirlo de alguna forma. NO TE ENCIERRES.

No somos perfectos. La naturaleza nos dio virtudes y defectos. Nos dio capacidades innatas y también la capacidad de adquirirlas, pero es muy importante tener presente que hay muchos casos en que DEBEMOS pedir ayuda. La ayuda puede ser de un profesional, de la
familia, de amigos, de cualquiera que quiera dártela sin la intención de recibir algo a cambio. Hay que asumir que no podemos triunfar solos.

Existen miles de ejemplos, a lo largo de la historia, en los que diferentes tipos de personas, de diferentes sexo, religiones y raza pudieron vencer los más angustiosos problemas. Enfermos terminales que, inesperadamente para muchos, se curaron; parejas que, a pesar de haberse separado en algún momento, volvieron a darse una segunda oportunidad y vivieron felices para siempre; personas que, habiendo nacido en la clase socioeconómica más baja, a fuerza de trabajo y sacrificio pudieron salir dignamente adelante, y en algunos casos llegar a lo más alto de la sociedad. Podría enumerar muchísimas vivencias del estilo pero la cuestión es que todos ellos, en su momento más dramático, también llegaron a pensar que el mundo se les venía abajo, que los aplastaba como a un asqueroso insecto. El secreto está en darse cuenta que nada positivo vendrá solo, a tocar nuestra puerta. Hay que salir a buscarlo, guiados principalmente por las ganas propias de salir adelante. Hay muchas historias como la de David y Goliat, como también y lamentablemente, hay muchas historias de gente que se ahogó en un vaso de agua.
* * * * *
Como un simple amigo tuyo que soy, mi consejo (doy consejos gracias a mi caradurez nomás) es que te propongas metas a corto plazo, pequeños objetivos, relativamente fáciles de superar y así poder reforzar la seguridad de uno mismo, y una vez que logrés sentir esa fuerza mental que trae la estabilidad racional, recién ahi combatir por todos los frentes los problemas mayores, esos que, hoy en día, no te dejan ser quien sos en verdad.
* * *
No dejes que ciertas circunstancias momentáneas arruinen un futuro de lo más prometedor, como es el TUYO. Nada está escrito, nada es obvio y las cartas no están echadas para ninguno de nosotros. PENSALO BIEN.

4 COMENTARIOS:

Anónimo dijo...

Muy buenas palabras de apoyo Baketman!!!!

Anónimo dijo...

Suena un poco Bucay pero no deja de tener buenas intenciones... Los seres humanos son los únicos animales que escapan al condicionamiento(algunos y si no crees en la naranja mecánica)y son felices tropezando varias veces con la misma piedra. Si no encontramos algo de placer en el error estamos al horno.

Flor

Juanfra dijo...

Buenas palabras, bien dirigidas!

Abrazo bkt

maggy dijo...

todos lo sabemos....en el fondo sos un sentimental de libro negro...muy buen gesto.